Coronavirus en la costa norte y Loreto

La joven, quien ofrece conciertos imitando a la popular Ruth Karina, había regresado de Madrid a Lima el 6 de marzo, el mismo día en que el Gobierno anunciaba el primer caso confirmado de COVID-19 en el Perú. No le hicieron controles sanitarios en el aeropuerto Jorge Chávez. Los primeros síntomas aparecieron tres días después, los dolores de cabeza, el malestar. Luego viajó a Piura. «Me comuniqué con Ministerio de Salud, pero nadie me respondía”, contó hace poco en televisión. Entonces acudió a un hospital y se hizo una prueba de hisopado; era el 13 de marzo. Los resultados se los entregaron el domingo 15: positivo. Horas antes, había cantado en una fiesta en Catacaos.

Los músicos de la agrupación con la que se presentó habrían sido los primeros en contagiarse, y después ellos a sus familiares. Esto es lo que podría haber disparado los casos de coronavirus en Piura, la tercera región del país con más contagios, después de Lima y Loreto: 20, hasta el momento. Uno de ellos, un hombre de 83 años que había tenido contacto con su nieta, otra joven proveniente de España, fue el quinto fallecido por este mal en el país.

Piura
No es solo la tercera región con más casos, sino también una de las que registra el mayor incumplimiento a las medidas restrictivas de la cuarentena. El jueves 26, el alférez PNP Guillermo Guzmán, comisario de Cucungará, en el distrito de Cura Mori, fue atacado a palazos por al menos dos sujetos a quienes llamó la atención por permanecer en la calle. “Así es como nos pagan, rompiéndonos la cara con un palo”, dijo el policía en video donde se lo ve con la cara ensangrentada. Ese mismo día, un militar que vigilaba el tránsito fue atropellado por un mototaxista –que luego dio a la fuga- cerca del óvalo de Talara Alta, en la ciudad de Piura.

“Hay que prestar una mirada especial al norte, porque hemos visto que ahí se han dado el mayor incremento de casos positivos después de la ciudad de Lima”, dijo ese mismo día el presidente Martín Vizcarra. No se refería al incremento de casos, sino a que esto coincidía con que abundan las “personas que hacen caso omiso e irresponsablemente no cumplen las disposiciones del Gobierno”.
No solo se refería a Piura sino también a regiones como La Libertad, donde hasta ahora más de 6 mil personas han sido detenidas por incumplir la cuarentena. “Si se va a proponer medidas más severas estas tienen que aplicarse sin miramientos”, dijo esta semana el gobernador regional Manuel Llempén, quien sugirió suspender licencias de conducir o sanciones administrativas a quienes incumplan las órdenes de aislamiento.

En La Libertad
Un hombre de 56 años fue el segundo fallecido por COVID-19 a nivel regional. Él se había contagiado en Ecuador antes de regresar a Perú. Dos días antes, había muerto una mujer de 66 años, quien el 14 de marzo regresó de España, ya contagiada. Falleció en el Hospital de Alta Complejidad Virgen de la Puerta de Essalud, ubicado en el distrito de La Esperanza. Al día siguiente, salieron a la luz audios del personal médico de ese hospital. “Las condiciones de atención son inadecuadas completamente (…) Nos han mandado al olvido”, dice uno de los doctores.

Para colmo de males, 30 trabajadores del hospital trujillano Víctor Lazarte fueron aislados en sus casas y puestos en cuarentena, luego de que tuvieran contacto con una persona que dio positivo en las pruebas para detectar el virus.

En toda la región se han contado en total 9 casos. Ayer, durante un sobrevuelo, se pudo apreciar desde lo alto que el Centro Histórico estaba desierto, al igual que el balneario de Huanchaco, que suele tener mucha afluencia de visitantes. Sin embargo, se podía notar a varias decenas de personas haciendo compras en el mercado La Hermelinda, el más grande y caótico de la ciudad. En este centro de abastos, que hace apenas un año fue declarado como de “alto riesgo sanitario” por la Gerencia Regional de Salud, se han reportado en años anteriores brotes de peste bubónica.

Loreto
Una situación particular es la que se vive en Loreto, y particularmente en la ciudad de Iquitos. Hasta el 17 de marzo había solo un caso confirmado: se trata de un trabajador de un albergue turístico que tuvo contacto con visitantes europeos y orientales, quienes lo contagiaron. Al día siguiente, el Gobierno Regional de Loreto dijo que los casos eran 10, pues el paciente cero había transmitido el virus a toda su familia.

El número de casos volvió a dispararse cuando se detectó el virus en un médico que se desplazaba en las ambulancias del Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) sin contar con los equipos de bioseguridad necesarios. Él, a su vez, contagió a sus familiares. Ayer, apenas 10 días después del primer caso, había 23 pacientes con esta enfermedad en la región, la segunda con más contagios en todo el país.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*