TESTIGO ACUSA A VIZCARRA DE SOLICITAR Y RECIBIR UN MILLÓN DE DOLARES…

Ha salido a la luz, el testimonio completo de un nuevo aspirante a colaborador eficaz, quien ha manifestado al fiscal Germán Juárez, a cargo del caso y miembro del equipo especial Lava Jato, que la empresa Obrainsa, investigada por el Club de la Construcción, y su socia Astaldi, de capital italiano, hicieron un pago ilícito de S/1’000.000 al hoy presidente Martín Vizcarra.

Dicho desembolso, fue a cambio de que se otorgue la buena pro de la obra Lomas de Ilo, esto cuando el mandatario era gobernador regional de Moquegua, según revela el testimonio al que tuvo acceso “El Comercio”, el cual ya se ha incorporado en la investigación del llamado ‘Club de la Construcción’.

El aspirante a colaborador eficaz N° 10-2018 ha detallado a Juárez, en la declaración que brindó la semana pasada, que el desembolso se pagó en dos armadas con cheques girados a nombre del conserje de la constructora, y que hubo reuniones previas con el ahora jefe del Estado en las oficinas de Obrainsa ubicadas en San Isidro. La licitación fue convocada a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops, por sus siglas en inglés).

LAZOS CERCANOS…

La cercanía entre el presidente Martín Vizcarra y su hermano César Vizcarra con los hermanos Ernesto y Elard Paul Tejeda Moscoso -propietarios de la empresa Obras de Ingeniería Obrainsa- se inició hace casi dos décadas, cuando sus empresas se unieron para participar en consorcio en una millonaria licitación que fue convocada por la Empresa de Generación Eléctrica de Arequipa (Egasa).

Diez años después, en el 2013, cuando ya era el gobernador regional de Moquegua, Vizcarra se encontró nuevamente con los hermanos Tejeda de Obrainsa. Esta vez la constructora estaba interesada en construir La Línea de Conducción 1 Jaguay – Lomas de Ilo y el Sistema de Riego I Etapa del Proyecto Ampliación de la Frontera Agrícola Lomas de Ilo.

El 27 de noviembre del 2013, el consorcio Obrainsa – Astaldi ganó la buena pro. Pero, días antes de que dicha compañía se adjudicara la obra, ocurrió una serie de hechos que garantizaron a los Tejeda, dueños de Obrainsa, que ganarían el proyecto.

El testigo relató que entre los días 3 y 4 de noviembre del 2013, Elard Tejeda, gerente general de Obrainsa, “se comunicó telefónicamente con el señor Martin Vizcarra Cornejo, que en ese entonces era presidente del Gobierno Regional de Moquegua, a quien conocía personalmente”. Durante la llamada, de acuerdo al aspirante, Vizcarra le hizo saber a Tejeda que se encontraba en Lima, que estaba informado de la presentación de las ofertas a Unops y que tenía interés de visitarlo en las oficinas de Obrainsa, ubicadas en Emilio Cavenecia, en San Isidro.

“Esa reunión se realizó en las oficinas de Obrainsa entre los días 4 o 5 de noviembre de 2013 en horas de la tarde. La secretaria de la gerencia de Obrainsa, Carmen Ríos Quintana, recibió al señor Martin Vizcarra y lo invitó a pasar al directorio”, relata el aspirante, quien agregó que en esa reunión participaron solo el mandatario y Elard Tejeda.

Según revela el testigo, Vizcarra “fue incisivo” al señalar que la convocatoria se había hecho sin indicar el valor referencial, y “que le iba a brindar una información privilegiada” que consistía en señalarle que para este proyecto el GRM “tenía un presupuesto de S/ 90’000.00” que incluía la obra, así como los costos de ingeniería y supervisión.

Asimismo, Vizcarra le indicó a Tejeda que para adjudicarles el contrato era “indispensable que presenten una nueva propuesta que no debía exceder los S/. 81’000.000”. Esto lo dijo porque el consorcio Obrainsa-Astaldi había presentado una propuesta económica de S/ 86’454.818,06 y que, terminada la evaluación por parte de la Unops, “a él le informaban los resultados antes de realizar la adjudicación para que manifieste su no objeción”.

UN MILLÓN

“Martin Vizcarra le requirió un pago a Elard Paúl Tejeda Moscoso por el apoyo otorgado”, ha señalado el aspirante a colaborador al fiscal Juárez. “Y se justificó aduciendo que necesitaba fondos personales para atender gastos en relación a su cargo y que tenía conocimiento de que, en las obras que licitaba Provías Nacional, todas las empresas que ganaban pagaban una comisión de más del 2% del costo directo de la obra a los funcionarios públicos”, agregó. Por esa razón, dijo, le solicitó que el consorcio “le pague el 2% del costo directo de la obra”.

El 7 de noviembre, días después de la primera reunión, el consorcio Obrainsa-Astaldi presentó una nueva propuesta a Unops por S/. 80’981.137,34. El 25 noviembre del 2013, la Unops les comunicó que ganaron la buena pro y el contrato con el GRM fue firmado el 6 de diciembre de ese año.

Entonces, se determina que “el porcentaje del 2% solicitado por el [hoy presidente de la república] al consorcio Obrainsa Astaldi equivalía a S/. 1’016.212,76”, dijo el aspirante a colaborador eficaz N°10-2018 a la fiscalía.

El 20 de enero del 2014, cuando el consorcio ya había iniciado los trabajos en Lomas de Ilo y recibido el primer adelanto, el ahora mandatario “llamó al celular o al teléfono privado de la oficina de Tejeda para solicitarle que lo atendiera con lo acordado y que tenía necesidad de hacer unos pagos”. En ese momento, el gerente general de Obrainsa le respondió “que tenía que gestionar los recursos y que le informaría cuando tenga el dinero disponible”. Tejeda se comunicó con Giacomo Orsatti de Astaldi —su socio— para coordinar la disponibilidad de dicho dinero.

PAGOS DE LA COIMA

El testigo afirma que “tiene conocimiento que el señor Tejeda realizó gestiones internas para que el pago solicitado por Vizcarra Cornejo sea realizado con cargo a la cuenta corriente del consorcio”. Sin embargo, no pudo hacerse efectivo, ya que los funcionarios de Astaldi no quisieron firmar el cheque al no existir sustento administrativo para la salida de ese dinero.

Pero, este “impasse” fue resuelto, y el empresario arequipeño gestionó un préstamo de Obrainsa al consorcio por S/ 400.000 para “cumplir con parte del pago indebido acordado” con el entonces gobernador regional de Moquegua.

“El dinero fue obtenido de las cuentas de Obrainsa mediante el cobro del cheque N° 60002342307 del Banco BBVA Continental, el 27 de enero de 2014, por S/ 400.000, girado a Tobías Puerta Gutiérrez, conserje de la empresa, que se encargó de cobrar ese monto, y de entregárselo en efectivo a Tejeda Moscoso en las oficinas de la compañía”, precisó Tal y como figuran en los cheques emitidos, que fueron cobrados por Puerta Gutiérrez.

Con el dinero en mano, Tejeda “se comunicó telefónicamente con Vizcarra, indicándole que ya tenía parte de su encargo y que se apersone a las oficinas de Obrainsa”, ubicada en la calle Emilio Cavenecia N°225, 2do. Piso – Torre 1, San Isidro. Como Astaldi era el socio mayoritario del consorcio, Tejeda le recomendó a Giacomo Orsatti que conociera a Vizcarra porque era importante. “La reunión se llevó a cabo entre los días 27 o 28 enero del 2014 en las oficinas de Obrainsa”, manifestó el aspirante. El hoy presidente “fue recibido por la secretaria Carmen Ríos Quintana, y atendido por Donato Reyes Antezana”.

En esa reunión participaron Vizcarra, Tejeda, Orsatti y César Bayro Orellana, exgerente de Obras Civiles de Obrainsa y exrepresentante legal del consorcio, quien falleció en el 2018.

Orsatti y Bayro Orellana se retiraron de la reunión y dejaron solos a Tejeda y Vizcarra. Tejeda aprovechó ese momento “para entregar los S/ 400.000 en efectivo dentro de un sobre manila al gobernador regional. Luego Vizcarra Cornejo se retiró con el dinero”, remarcó.

El testigo protegido afirmó “que la segunda entrega de dinero en efectivo fue acordada entre el señor Elard Tejeda y Martin Vizcarra Cornejo en la primera semana de abril de 2014, la cual se realizó solicitando nuevamente los fondos a Obrainsa para ser atendido con cargo a la Cuenta de Dividendos de Accionistas”. Indicó que “apenas” se confirmó la disponibilidad se procedió a cobrar el cheque N° 000241968 del Banco BBVA Continental, emitido el 04 de abril del 2014 por S/ 600.000.

Este también fue girado a nombre del conserje Puerta Gutiérrez, encargado de cobrar el dinero en efectivo y de entregárselo a Tejeda.

Posteriormente, añade, el gerente general de Obrainsa se comunicó telefónicamente con Vizcarra para informarle que vaya a su oficina. “Entre los días 4 al 7 de abril 2014, por la tarde, se realizó la [segunda] entrega en un sobre manila conteniendo los S/ 600.000 en efectivo, que fueron recibidos personalmente por Vizcarra Cornejo”. En total, a Vizcarra, según el colaborador, se le entregó S/. 1’000.000 en efectivo más los S/. 35.985,65 cancelados a la empresa ATSA por el alquiler de una avioneta.

ALQUILER DE AVIONESTA

El 2 de diciembre del 2013, cuando el consorcio ya había ganado la obra, Elard Tejeda recibió una llamada de Martin Vizcarra desde Moquegua en la que le pidió “que le alquile una avioneta, porque tenía urgencia de reunirse con unas personas que se encontraban en Lima y necesitaba que los trasladen a Tacna o Ilo por el día para reunirse con él. En la llamada, según el testimonio, le indicó que el costo de este servicio sea “a cuenta de lo pactado”, refiriéndose al pago ilícito acordado que debía dársele por la adjudicación” a favor del consorcio que conformó Obrainsa y Astaldi. Tejeda de inmediato le encargó a su secretaria Ana Ellen que solicite cotizaciones para alquilar una avioneta.

Esta cotización fue enviada por Ellen a Tejeda Moscoso, su jefe, quien a su vez se la remitió a Vizcarra, a la cuenta de correo electrónico presidencia@regionmoquegua.gob.pe. la cotización de la aeronave disponible modelo Beechcraft 1900C, por un total de S/ 35.985,64, indicando que el servicio se facturará a Obrainsa y detallando el número de cuenta bancaria para que se proceda con la cancelación, así como la programación del vuelo para el mismo día martes 3 de diciembre del 2013 a las 13:30 horas.

En la relación de pasajeros, figuran altos funcionarios del gobierno de Evo Morales. El ministro de Economía, Arce Catacora, era quien encabezaba la delegación conformada por la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro; el ministro de Consejería de la Embajada de Bolivia en Perú, Jorge Manrique Arduz; y el viceministro de Tesoro Público, Edwin Rojas.

Todos ellos arribaron al Terminal Portuario de Ilo y fueron recibidos por Martin Vizcarra, tal como lo registraron los medios locales.

Posteriormente, la empresa ATSA procedió a girar la factura N° 001-0044816 a Obrainsa por concepto de Transporte de pasajeros, por un total de S/ 35.985,65, que fue cancelada días después, el 12 de diciembre. Aquí la factura y relación de pasajeros.

Llama la atención el por qué una empresa que había ganado la buena pro de una obra, tres días antes de firmar el contrato con el gobierno regional de Moquegua paga el alquiler de una avioneta con pasajeros que se reunirían con el entonces gobernador Martín Vizcarra.

OBRA LOMAS DE ILO

La obra —según el contrato— debía ser culminada en 300 días calendario, sin embargo, se hicieron varias ampliaciones y recién el 23 de marzo del 2016 se entregó la obra; es decir, dos años después del tiempo acordado. En total, se pagó S/115’443.003. Es decir 35 millones 443 mil soles más del dinero pactado, y este proyecto no ha logrado su objetivo de irrigar las Lomas de Ilo.

VERSIÒN DE PALACIO…

A través de la oficina de prensa de Palacio de Gobierno, el presidente Vizcarra “negó rotundamente” lo que ha declarado el aspirante a colaborador eficaz 10-2018 y respondió a El Comercio que es “absolutamente falso”. “Siguen manchando honras”, sostuvo. Mónica Moreno, jefa de prensa de Palacio de Gobierno, indicó que Vizcarra “se acuerda mucho de la época y de las cosas que pasaron”. “Esa obra la convocó y adjudicó Unops”, agregó.

Sobre el alquiler de la avioneta mencionado por el aspirante a colaborador como un “adelanto” del pago ilícito, desde Palacio afirmaron que funcionarios bolivianos se comunicaron con el GRM para decirles que querían viajar a Ilo. “El presidente reconoce a toda la lista. Como la empresa tenía interés de que vinieran, ellos dijeron: ‘Nosotros los traemos’”, dijo.

Moreno sostuvo que Vizcarra fue en carro de Moquegua a Ilo. “Eso no es oculto, no es nada ilegal ni nada. Fueron ellos [Obrainsa] quienes pagaron por la avioneta. Estuvieron en Ilo y luego se regresaron. El presidente señala que tuvo una participación como autoridad que recibe a otra y que probablemente haya correos de la empresa preguntándole quiénes vienen”, añadió.

OBRAINSA INVESTIGADA…

Obrainsa se encuentra incluida como persona jurídica en la investigación que sigue el Ministerio Público junto a otras 16 empresas que formaron parte del Club de la Construcción. También figura como tercero civil responsable en el proceso.

La fiscalía señala que las compañías del ‘club’ se habrían repartido obras entre 2011 y 2014. En el caso de Obrainsa, las obras en las que participó y que forman parte de la investigación son la del Tramo 2: El Arenal – Punta de Bombón y la construcción de un corredor vial en Piura.

Por su parte, la contraloría también identificó que Provías Nacional, entidad del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, realizó pagos indebidos por S/2.5 millones al Consorcio Gestiones Viales del Norte, del que formó parte Obrainsa.

Cabe precisar, que Elard Tejeda Moscoso, propietario de Obrainsa, se encuentra siendo investigado por los delitos de lavado de activos, tráfico de influencias en modalidad agravada y organización criminal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*